La Consejería cosecha un rotundo suspenso en el curso 2016/17

El profesorado evalúa negativamente a la Consejería de Educación Ver el boletín de evaluación de la Consejería

La Educación es evaluación: se evalúa al alumnado, se evalúa al profesorado, se evalúa el sistema…

Todas estas pruebas tienen el más noble objetivo: detectar problemas y, previa reflexión, proponer medidas para abordarlos y mejorar.

Así pues, finalizado el curso escolar, es el momento de evaluar o medir los resultados de la propia Consejería de Educación, en base a los indicadores que afectan a las condiciones laborales y retributivas del profesorado y, en definitiva, al Sistema Educativo Asturiano.

Un análisis global indica que, en materia de personal docente, la Consejería de Educación Necesita Mejorar. En otras palabras, la Consejería cosecha un rotundo suspenso en el curso 2016/17.

Quizás las expectativas eran muy altas. Al inicio de la legislatura, y de curso, los responsables de Educación nos prometieron esfuerzo y diálogo para superar las adversidades, léase recortes. Pero la Consejería ha resultado ser un alumno mediocre, carente de empatía y esfuerzo.

A la prueba nos remitimos: las mejoras introducidas en el Sistema Educativo Asturiano son muy escasas, siendo acometidas no por voluntad propia, sino forzados por sentencias judiciales (itinerancias, discapacitados, plan de evaluación personal interino). A la par, han sido mayoría los estándares que hay que considerar no superados ni afrontados siquiera, y siguen por tanto en “el debe”, puesto que se ha hecho caso omiso de las peticiones unánimes de ANPE y del resto de OOSS de la Junta de Personal Docente.

ANPE considera necesario retomar el diálogo y la negociación que han estado ausentes a lo largo del presente curso 2016/17, limitándose la Consejería a mantener reuniones de carácter informativo, pero en todos los casos desoyendo las propuestas de mejora realizadas por la parte social.

Para más inri, en la recta final de curso se ha descolgado con propuestas descabelladas, como la continuidad laboral de los jubilados en los centros educativos desempeñando tareas, o, conocido hoy, la propuesta de reducción de 1h semanal en el horario no lectivo, una burda maniobra para acallar las justas reivindicaciones de recuperación de la jornada lectiva y complementaria de los docentes, incrementadas en 2012 en 2 horas lectivas y 2 complementarias. Una propuesta que llega el mismo día en que conocemos Acuerdos de Mejora muy significativos, en otras CCAA.

El profesorado asturiano sostiene el sistema educativo con su dedicación y esfuerzo formativo, un reconocimiento que la Consejería sólo aborda cuando toca sacar pecho por los resultados PISA, que nos sitúan en la media de la OCDE y por debajo en la tasa de abandono escolar temprano, logros que, sin embargo, no tienen el acicate de medidas reales que faciliten la labor del colectivo, por más que los problemas estén perfectamente detectados.

En la ficha adjunta, se pueden ver los estándares de aprendizaje evaluables que es necesario tener en cuenta para hacer un balance final del curso 2016/17, agrupados por bloques: pruebas superadas, socio-laborales, retributivos, compromisos incumplidos, mejoras necesarias para el sistema educativo, y propuestas de ANPE y de la JPD.

Acceso Afiliados

Guías