Centros de Adultos: ¡Apaga y vámonos!

A modo de denuncia de lo que ocurre con el inicio de curso en los CEPA, reproducimos la carta de un docente

Un nuevo curso, un mismo escenario. Esto es lo que nos encontramos año tras año en los Centros de Educación para Adultos. En cada inicio de curso nos encontramos con plantillas cada vez más mermadas y un considerable aumento de matriculados. Como ha ocurrido en la gran mayoría de los centros de nuestra red pública, han comenzado el 1 de septiembre con falta de profesorado en sus plantillas llegando a producirse, en estos centros, más de 80 puestos sin cubrir. Una vez más, han conocido a través de un email, a finales de agosto, las plantillas que dispondrían para este curso, sin posibilidad de réplica ni de negociación, haciendo oídos sordos a las necesidades particulares de cada CEPA.

No hace falta recordar la importancia y necesidad de que el 1 de septiembre estén las plantillas completas con el fin de asegurar un buen inicio de curso, y más en concreto en estos centros tan peculiares, ya que en esas fechas se inician las matriculaciones, siendo necesario la aportación de los docentes, con el fin de orientarles en su proceso de matrícula y acceso a estas enseñanzas, explicándoles el lugar en el que se les encuadra en función de su expediente, aplicar las tablas de convalidaciones, realizar las VIAs para aquellos alumnos que no tienen expediente académico que aportar,… Se recuerda que en la mayoría de los CEPAs no existe personal administrativo y que algunos de ellos cuentan con una matrícula que supera los 500 alumnos.

Para complicar más las cosas se ha de tener en cuenta, también, que aumenta la carga de trabajo con una Prueba Libre de Competencias Clave, conducente a una Certificación que permite cursar los Certificados de Profesionalidad de nivel 2 de cualificación profesional, que se ha celebrado el día 20 de septiembre (aún sin la plantilla completa), con un número muy elevado de inscritos, procedentes del SEPEPA (200 en Oviedo y Gijón, 100 en Mieres, etc.). Prueba en la que hay que examinar, nombrar una Junta evaluadora, corregir exámenes, etc. Y todo esto con las plantillas incompletas que alcanzan en algunos casos, sin completar, el 50% e incluso más en algún CEPA.

En la oferta de plazas para interinos con fecha 19 de septiembre se sacan la gran mayoría de las vacantes, aunque algunas con perfil diferente al necesario y solicitado. La tardanza procesada y masticada por la Administración conlleva que durante todo ese mes se mantiene la misma dinámica de precariedad en los CEPAs, faltando parte de la plantilla.

Y lo más sangrante de todo es que, habiendo sacado las vacantes de los CEPAs en la segunda adjudicación, muchos interinos con antigüedad y puntuación suficiente que deseaban trabajar en estos centros, vieron sus derechos conculcados, teniendo que agarrarse a plazas en la primera adjudicación por no arriesgarse a perder destinos e incluso a no ser adjudicados, jugando una vez más con la incertidumbre de la precariedad laboral.

Y finalmente salen las vacantes que faltan en la última semana de septiembre, debiendo incorporarse a los centros con el curso ya iniciado. ¡Pero no todas! ¡Aún a día de hoy quedan por salir vacantes, por lo que se inicia el curso y se llega a mediados de octubre con la mitad de la plantilla de ese CEPA sin nombrar!

Y con este panorama se inaugurará el curso oficialmente este lunes 9 de octubre. ¡Apaga y vámonos!

Acceso Afiliados

Guías